Prevención ante los contaminantes en el proceso de soldadura

Prevención ante los contaminantes en el proceso de soldadura

Cualquier proceso de soldadura conlleva unos riesgos que es necesario minimizar y evitar para conservar una correcta salud del trabajador y el entorno. Teniendo en cuenta, además, que las labores se suelen llevar a cabo en lugares cerrados, se multiplican exponencialmente las posibilidades de sufrir problemas derivados de los gases o la radiación. El ruido es uno de los menos previstos cuando preparamos o iniciamos los equipos de trabajo. Superar los 90 decibelios conlleva una pérdida paulatina de audición por la exposición constante a estas magnitudes, habitualmente combinadas con otras actividades como el picado. Además, durante este proceso se proyectan partículas hasta los diez metros de distancia, provocando quemaduras o incendios. Para evitarlo siempre se ha de contar con el equipo protector correspondiente como orejeras o tapones. 

La reacción química del proceso provoca la salida de humos y gases de los diferentes componentes utilizados producidos por la fusión de los metales, dando lugar a diferentes óxidos que se manifiestan como humos metálicos, así como derivados del aceite o grasa que recubren el material base. En el ambiente también se generan silicatos y fluoruros, derivados, en gran parte, de los componentes fundentes. De igual forma, y a través de la soldadura eléctrica la radiación ultravioleta actúa sobre el oxígeno provocando ozono y óxido de nitrógeno. Todos estos pueden ser altamente peligrosos, por lo que deben ser tenidos en cuenta a la hora de planificar la seguridad del trabajador y la higiene, tanto del lugar de trabajo como del propio empleado.

Las radiaciones visibles, ultravioletas e infrarrojas pueden provocar obvias lesiones en los ojos y la piel, por lo que estas partes del cuerpo deben estar correctamente cubiertas y preparadas para evitar los impactos de todas las emisiones. Lo conveniente es contar con una pantalla de soldadura electrónica adaptada al fin que se desea, de material resistente y, de ser posible, reflectante de calor y radiación. No debemos olvidar la ropa, con tratamiento ignífugo y los guantes, que permitan la correcta movilidad de las manos para una correcta disposición y agarre de los elementos soldadores y que, a su vez, proteja convenientemente.

En el mercado existen innumerables propuestas para completar un equipo profesional y de alta protección ante tareas de soldadura por lo que se ha de contemplar cuál es el material indicado y, de ser posible, realizar las pruebas pertinentes que reflejen un buen funcionamiento y una correcta seguridad. Suministros Zadorra pone a su disposición un amplio catálogo de productos para mantener la integridad de su trabajo y la comodidad en su realización. De forma adicional, es aconsejable preparar un programa específico a emplear en la zona de trabajo que incluya las normas del entorno, la indumentaria obligatoria y la respuesta rápida ante los accidentes que puedan producirse. Trabajar en un entorno acondicionado y con las mayores precauciones aumentará la eficacia del proceso y la seguridad de los empleados. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad