¿Cómo elegir la caja de herramientas más adecuada?

¿Cómo elegir la caja de herramientas más adecuada?

Andando se hace el camino, dicen algunos. La experiencia en las pequeñas reparaciones o instalaciones hace que, de un simple vistazo, sepamos elegir la caja de herramientas que más se adecúe a nuestras propias necesidades. Sin embargo, es posible que en cada ocasión hagan falta materiales distintos y, por lo tanto, se haga imposible tener a mano todos y cada uno de ellos.

Hay diversas cuestiones a tener en cuenta antes de decantarse por uno u otro modelo, aspectos a analizar para poder hacer una inversión que, a la larga, sea eficiente y nos permita ahorrar tiempo de trabajo y posibles problemas físicos que deriven de estos aparatos.

Se ha de valorar los desplazamientos que se van a realizar, así como las condiciones de los diferentes terrenos o lugares donde se va a trabajar. No es lo mismo una caja de herramientas para un profesional que visita numerosos clientes en una jornada laboral que la que haría falta en cualquier domicilio tradicional.

El material y, por lo tanto, la resistencia y el peso, son fundamentales. Aunque los plásticos empleados para estos elementos son rígidos y, cada vez, de una calidad mayor y gran durabilidad, están expuestos a una mayor posibilidad de rotura que los metálicos. Estos últimos, por su parte, tendrán un mayor peso y un precio más elevado, y, con toda seguridad, su vida útil será más larga, lo que hace que la inversión sea mejor.

La distribución del interior es una medida en la que se trabaja, cada día, con más interés, creando nuevos espacios para un mayor aprovechamiento, con nuevas capacidades para albergar la herramienta más necesaria. Se ha de tener en cuenta, también, los compartimentos exteriores, que permiten un acceso rápido a diversos elementos como tornillería o clavos, sin tener la obligación de abrir el contendor por completo.

Siempre habrá de valorarse que los utensilios sean robustos y lo más ligeros posibles, intentando, de esta manera, no forzar la resistencia de la caja con el propio peso del material. Se pueden emplear, si se parte de cero, multiherramientas, taladros de un volumen menor y alicates, llaves con carraca, metros con nivel o pequeños juegos de brocas para completar una muy interesante caja de herramientas.

Para aquellos profesionales que cargan con mucho material y, por consiguiente, demasiado peso en sus desplazamientos, se ha de buscar alternativas que, no solo velen por la seguridad de la caja y sus herramientas sino, también, por el cuidado físico del trabajador. Para ello se pueden encontrar en el mercado multitud de modelos con ruedas que faciliten su transporte y no generen un impacto negativo en el operario. Estos, aunque suelen tener mayor precio, pueden ser muy aconsejables si el espacio lo permite. El diseño, tanto en su parte interna como externa, debe ser coherente con las necesidades que pueden acontecer, según sea el trabajo a realizar.

Una buena elección siempre facilitará la comodidad y la eficacia en cada uso, algo primordial tanto en las trabajos más habituales como en las obras más profesionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad